jueves, 7 de mayo de 2009

Hoy no es un día cualquiera


Hay días en los que todas las emociones se dan cita...

El destino, el azar y un montón de términos más que añadiría si no fuese tan sumamente descreído tienen a bien o a mal el juntar situaciones en la misma fecha. Y ésta no es otra que la del día de hoy.

La melancolía y la tristeza se dan cita a un mismo tiempo.

Ha muerto el padre de un buen amigo y no puedo por más que hacer acto de presencia junto con otras personas para ayudarle, en la medida de lo posible, a pasar este mal trago.

Por otra parte, ha dado la casualidad de que hoy cumple años la chica más importante que pasó por mi vida, y he tenido que volver a escribirla después de mucho tiempo.

Quisiera no ser un sentimental, ser rocoso, indiferente y pasota, pero está visto que esto no va conmigo, seré siempre un melancólico empedernido y sólo habrán de ayudarme a ponerme en pie aquellos momentos en los que pueda ser feliz en pequeñas dosis.


7 comentarios:

Maeglin dijo...

Como usted y su redescubierto ídolo Perez Reverte gustan de decir en lo tocante a la muerte del padre de su amigo "Nobleza obliga".
No busque la referencia cruzada de un acontecimiento y otro pues a mi modo de ver son caras más que opuestas de su propia moneda, sea cual sea el desenlace del segundo evento.
Y tenga para ello en cuenta las palabras de otro escritor:
En los principios amorosos los desengaños prestos suelen ser remedios calificados.Don Miguel de Cervantes y Saavedra

Zentolo dijo...

De pequeño me han inculcado el famoso "los chicos no lloran", también parafraseado en una canción de Miguel Bosé. No sé si es su caso. Durante muchos años he sido un llorón y siempre escuchando la misma cantinela. Siendo un adolecente, empecé a esforzarme para hacer justamente éso, no llorar porque soy un chico.
Pero no soy capaz. A veces un anuncio, una celebración o, incluso, una película hacen que mi cuerpo reaccione en un baño de lágrimas.
Así que he decidido, después de largas deliberaciones con mi almohada, ser yo mismo y no tratar de ser una roca.
Los sentimientos, amigo mío, si no se transmiten... ¿para qué valen?
Un abrazo

Blog A dijo...

Me gusta el Carlos sentimental y ojala nunca seas rocoso, indiferente, pasota, esas "cualidades" son muy practicas pero tan aburridas....

Una senderista. dijo...

Que sería de nosotros sin esos pequeños momentos de felicidad, esas pequeñas dosis son las que le dan sentido a la vida.

Carlos dijo...

Maeglin: no hay referencias cruzadas, sino simples casualidades; decisiones que uno toma de antemano y que otras circunstancias hacen que adoptes ciertas posturas. Así fue, ya te lo dije en persona.

Zentolo: No soy de llorar, he de reconocerlo. Soy demasiado cerebral, o pretendo serlo. Pero cuando a uno le tocan la fibra se rompe como el que más, pues no es de piedra. Y aquí ha habido una rotura dolorosa como pocas, habiendo lágrimas que no se derramaban desde hace muchos años.

Blog A: Mi querida Montse, me alegro de que así sea. Me gustaría no tener que ponerme a la defensiva, y creer en que toda actitud aperturista tiene su recompensa, pero la experiencia me indica justo lo contrario. Pero como en el fondo soy un sentimental, no puedo desligarme de mis verdareros orígenes. Creo que ya me va conociendo ;)

Senderista: El problema es encontrar esos momentos y que éstos sean lo suficientemente potentes como para hacerte olvidar ciertas cosas. Afortunadamente tengo gente a mi alrededor de mucha valía a la que le debo muchas cosas. El señor Maeglin verbigracia.

Besos a ellas y abrazos a ellos.

Gracias por escribir.

Eleonora dijo...

Más que melancólico lo que me pareces es un hombre sensible al que le "gusta" sufrir un poco con estas cosas del recuerdo. Un vitalista. ;)

Lo del padre de tu amigo, pues te doy mi pésame en este caso y por desgracia la vida nos lleva a ver en nuestro caminar a personas queridas que se marchan con lo puesto para llegar a la Meta Final.

Espero de todo corazón que sea lo más leve posible el dolor que sientas.

Un beso.

Carlos dijo...

Gracias señorita.

Qué más me gustaría no tener que sufrir con estos temas, pero me da a mí que cada uno tiene su sino, y el mío es éste.

Se agradece su comprensión ;)

Un beso.