miércoles, 13 de mayo de 2009

La Lidia. Madrid. Feria de San Isidro. 12 de Mayo de 2009


Feria de San Isidro

Dehesilla, Pereda/Ferrera, “Morenito de Aranda”, Fandiño

Toros de La Dehesilla y José Luis Pereda: Bien presentados, salvo el cuarto. En general mansos y broncos. El cuarto, el de menor trapío, inválido.

Antonio Ferrera: Seis pinchazos y estocada (Silencio); Bajonazo (Silencio).

“Morenito de Aranda”: Estocada desprendida (Silencio); Pinchazo en el gollete, pinchazo bajo y media baja (Silencio).

Iván Fandiño: Pinchazo y estocada desprendida (Ovación con saludos); Estocada (Ovación con saludos).

Carlos G.

Doce kilos de criadillas

Menudos eran ellos, tan galanes y puestos con lo que les colgaba por la entrepierna –dicho sea con todo el respeto del mundo y sin ánimo de ofender- y luego no valían más que para carne o tirar de un carro. Las apariencias, como muchas veces suele decirse, engañan, y esta vez es una de ésas.

Con semejante dispendio de atributos creían que iban a impresionar al respetable, ser motivo de admiración por parte de propios y extraños, y tener prendidas a las vaquitas del prado donde hace unos meses pastaban alegremente, hasta que un señor con sombrero –supone uno- los cogió por el rabo y los echó al camión donde iban a un inhóspito lugar donde nada les cuadraba.

Saltaban a la arena tan gallardos y chulapos los toros de Pereda y la Dehesilla, se quedaban mirando al graderío, atestado de caras guapas e isidros de todo pelaje, y no parecía gustarles demasiado el panorama, pues a la mínima se ponían a la defensiva con los pobres coletudos, que poca culpa tenían de su mala estampa. Qué perra vida, pensarían los asendrados toros al ver cómo el señor del castoreño, que no tenía ni idea de lo que el oficio conlleva, le ponía el palo encima despacito, no fuese que les hiciese pupa. Y lo colocaban allá penas dónde cayese, pues a nadie importaba salvo al sector crítico de siempre, que no se lo toleraba por nada del mundo, y a grito pelado se lo cantaban. Eso y la infame carioca de todos los días, naturalmente.

La corrida quedó en un desfile de criadillas bamboleantes, porque lo que se dice torear, torear de verdad, poco o nada se vio, pese a los denuedos de algunos miembros de la terna, que se ganaron con creces la inclusión en los carteles de la isidrada. A más de uno de los prebostes del escalafón quisiera ver uno en tal tesitura, viéndoselas con 6 pavos –más bien 5, pues el cuarto debía ser el hermano pequeño recién salido del parvulario del prado donde pastan- con las peores intenciones del mundo, pegando navajazos arteros, brincando cual si se tratase de una doma de caballos, y no agachando el testuz más que para hocicar una vez el estoque estaba dentro de su anatomía. Eso de poner los 2 kilos de criadillas, como dijo mi amigo “Peluche”, a ras de suelo debe dar cosilla, y a fe que los cornúpetas mantuvieron su postura de manera tenaz y testaruda, pues ninguno cayó –salvo el hermano pequeño, que debía estar pachucho de lo suyo- y todos ellos vendieron cara su piel.

Ferrera no le dio demasiada coba a su primero, que tampoco es que fuese nada del otro mundo viendo como fue la tarde, y sólo se entretuvo en poner un par de banderillas de cierto mérito, pues los otros artrosos y rápidos le salieron. Dio un mitin con la espada y convirtió al bicho en colador de sopa. Con su segundo, el cuarto de la tarde, bastante tuvo con no tirarle a las primeras de cambio, pues más que lidiador cirujano necesitaba, con enfermera haciéndole la cobertura por si acaso. Alma de cántaro…

Morenito de Aranda dejó entrever buenas maneras, con un estilo clásico y algo amanerado, pero con formas toreras cuyas bases son sobre las que se debe fundamentar cualquier carrera en esto de los cuernos. Naturales finos y de buen trazo, compostura y empaque a ratos, y algo de falta de temple por momentos, que todo hay que decirlo. Mató a la última y de muy malas maneras a sus oponentes, y su tarea cayó en el olvido. Habrá que darle otra oportunidad para confirmar que lo de hoy no fue espejismo.

Iván Fandiño, que confirmaba la alternativa, estuvo hecho un torerazo toda la tarde. Apechugando con un primer toro que tuvo poco fuelle, le enjaretó un par de tandas con la derecha de buen trazo y templadas. Largura y mando en ellas que no es asunto a tomar en broma cuando la tarea es realizada por alguien tan bisoño, y recién bautizad. Su segundo estuvo a punto de mandarle a por tabaco un par de veces, afeitarle en seco otras tantas, y aún tuvo los suficientes redaños como para ponerle una y otra vez la pañosa por delante, ofreciendo el medio pecho, y aguantando infernales puñaladas que lanzaba el muy bruto. Mató a los dos –sobre todo a su segundo- de volapié neto, volcándose sobre el morrillo y dejó un muy buen sabor de boca a la afición venteña, que de tonta no tiene un pelo.

Ya pueden venir figuras del toreo de pacotilla a lidiar borregas y a componer figuras; ya pueden venir toros con atributos como balones de rugby; pero si no hay nada que llevarse a la boca de mediano fuste, el público de Madrid borra espacio en la memoria para dejar paso a información más valiosa.

Y la información que ha de ser retenida es que aquí hay torero, y los tiene mejor puestos que los de los 2 kilos por barba, que no es poco.

7 comentarios:

Blog A dijo...

Si Carlos en Madrid y para San Isidro.. es una tentación pasarme por el Athenas a tomar una de esas fabulosas tapas .. No se si la Cibeles se alegrara de verme otra vez pero yo si de volver a esta ciudad cosmopolita.

Carlos dijo...

Le recibiremos como merece ;)

Tortilla y croquetas si vas al Athenas, hágame caso.

Una senderista. dijo...

Para ver criadillas no hace falta ir a los toros.
En fin, no siempre se acierta con los astados

Maeglin dijo...

Menudos eran ellos, tan galanes y puestos con lo que les colgaba por la entrepierna Usted sólo se delata y deja ver las oscuras razones que le unene a la tauromaquia. (^_^)
Siempre los toreros con hambre (dinero,titulares,corridas...) son mejores.

Patata Piloto dijo...

Jajajajja. Maeglin rules!! ;)

Zentolo dijo...

Como creo que le comenté ya una vez, acerca del mundo de la tauromaquia nada puedo comentar, salvo la serie de cuadros pintados por el genial artista de Fuendetodos, maestro Goya.
Ganas tengo de acudir a un ruedo y asistir a lo que, se ha llamado la fiesta nacional durante años. Mas viviendo donde vivo, se presenta como empresa harto laboriosa, ya que únicamente en la capital provincial tenemos feria (y creo que importante): los carteles de la Peregrina en Pontevedra.
También tengo que decir que el mismo desconocimiento del medio provoca en mi, escuchando al maestro Chenel y a Manolo Molés, al igual que leyéndolo a usted, una desazón y un sentimiento de que voy a acudir a un mal espectáculo del que sacaré conclusiones equivocadas...
Sin embargo, cuando me entere del cartel de la feria pontevedresa este año, le consultaré para que me aconseje si alguno de los eventos merece la pena...

Carlos dijo...

Véngase un día a Madrid Vd y la señorita BLog A y les llevo a las Ventas.

Lo mejor es ir acompañado por gente entendida, que te instruyan y te vayan desgranando cuanto sucede en la plaza ;)